LA LUCHA POR EL SEGUNDO PUESTO PROVOCA TENSIONES ENTRE DOS TRAGALEGUAS

Por segundo año consecutivo el atleta del C. D. Tragaleguas José Ignacio González Arce se hizo con el triunfo en la San Silvestre adelantada al día 28 de diciembre que se celebró en la localidad coruñesa de Olveiroa. La carrera tuvo muy poca historia ya que desde el inicio impuso un ritmo muy fuerte que nadie pudo seguir y cubrió en solitario los 5.631 metros del recorrido sacando más de tres minutos al segundo clasificado.

Este segundo puesto no estuvo exento de polémica y provocó tensión entre Rodrigo Rodrigo Pereira y Pedro Pablo Moreno Modrego, ya que este último aprovechó taimadamente que Rodrigo se entretenía en saludar a los aficionados que animaban en la recta final para adelantarle en el postrer metro. Dicha situación provocó acusaciones de falta de deportividad y algunos abucheos por parte del público a lo que el aludido replicó que no podía desperdiciar la oportunidad de por una vez en su vida conseguir un buen puesto.

Jesús Andrés López, quien por estado de forma bien podría haber disputado el podium a los anteriormente mencionados, optó por “sacrificarse” y hacer de acompañante a la más joven de las dos participantes femeninas terminando en quinta posición. José Luis Santamaría Arribas hizo lo propio con la de mayor edad y como buen caballero le cedió la sexta situación.
 
Quien parece estar gafado en esta prueba es Javier García González “Jarcha”, ya que si el año pasado se cayó magullándose severamente las manos y la nariz, este año a falta de 300 metros un perro descontrolado, y quizás hambriento, le mordió en la parte alta de la nalga derecha teniendo que pasar luego por la consulta médica para que le pusieran la antitetánica y la antirrábica, lo que le dejó con una movilidad muy reducida y le impidió participar en los bailes posteriores.
 
Tomás García Espinosa sintió una repentina nostalgia por los números y renunció a correr para encargarse de la toma de tiempos y elaboración de las clasificaciones, algo que hizo con suma diligencia.
 
Como premio por quedar campeón, José Ignacio se llevó una gaita gallega que piensa colgar en su salón, un queso de tetilla del que ya no quiso separarse en toda la noche y una botella de orujo que posteriormente compartió con el resto de participantes y organización y se comprometió a volver el próximo año e incluso a mejorar la marca.
 
Y de esta forma concluyó la II edición de la San Silvestre olveiroana haciendo realidad una vez más el eslogan que los tragaleguas compartimos con la marca de cervezas local, ese que dice que donde van, triunfan.
 

Noticias relacionadas:


CROSS DEL CRUCERO 2016

Por José Alberto García Mediavilla Este domingo se ha celebrado el ...

I MEDIA MARATON "HAZLA DEL TIRON"

Por Jesús Andrés. Tirgo acogió ayer la segunda marcha 'Hazla del ...

I TRAVESÍA NOCTURNA DEL BOLETUS

Por Jesús Andrés. Multitud de carreras se hacen en España, hoy ...